domingo, 3 de abril de 2011

No aguanto más, no se cómo poder seguir con esta farsa, con ponerme esa máscara que muestra una grande sonrisa, y ese disfraz que hace aparentar que todo en mi vida va bien, en casa, en la calle, en el instituto, en el amor, en la amistad, en el dinero, en todo. Ese disfraz que muestra seguridad, energía, alegría, orgullo, poder, sinceridad, amabilidad, y un grande etc. Pero ya no puedo más, el disfraz ya no me sirve, no, no aguanto más, vienen más problemas a mí y me los guardo todos yo, me los como yo solita y tengo que seguir adelante, luchando, tratar de ser fuerte, tratar de parecerme un poco a ese disfraz que me solía poner todos los días al levantarme, para estar en el instituto, en la calle, en casa, en todos los lados. Pero ese disfraz se acabó, me viene cada vez más problemas encima y nadie se entera, nadie se entera de lo mal que lo paso por tantas cosas, pero me las seguiré callando, ya que nada ni nadie podrá hacer nada por estos problemas.

1 comentario:

  1. Una niña de trece años cuyos únicos conocimientos se llaman soledad, desesperación, miedo, dolor…
    Hasta que un día su vida da un giro de 180º. Se adentrará en un mundo de fantasía, aventura y magia, pero sobre todo en el maravilloso mundo del amor.
    Mucha gente se ha sumergido ya en el mundo de Yarah, mundo creado a partir de un maravilloso sueño. Uno de esos de los que jamás despertarías.
    Si quieres leerlo, puedes hacerlo en mi blog http://yarahaguayfuego.blogspot.com/ Si es así espero que te guste y me des tu opinión. Gracias por tu atención.

    ResponderEliminar